Abogados Cristianos no me representa


| Miguel Sánchez-Romero Guerrero |

Algún católico de derechas tenía que decirlo: si nos atenemos a los resultados judiciales de sus litigios, Abogados Cristianos es un auténtico fiasco. Basta echar un vistazo a la página web de esta asociación que se ha arrogado en los tribunales la representación de los creyentes -y del mismo Dios y las cosas que le ofenden- para corroborar que la mayoría de sus denuncias acaban sobreseídas o con sentencia negativa a sus intereses. Sin embargo, ellos no desaprovechan la ocasión de mostrar cada admisión a trámite de una querella como una magna victoria sin que el resultado posterior, por muy negativo que sea, contabilice como derrota. Es como si un cirujano al que se le muriesen todos sus pacientes se felicitase porque, al menos, han llegado vivos al quirófano.

No se les puede culpar por su ineficacia: si a los cristianos se nos hubiera dado bien la abogacía, Jesús hubiera salido en libertad sin fianza. Duele comprobar que hasta Willy Toledo tuvo mejor defensa.

Pero, además de un fiasco, Abogados Cristianos es una pura contradicción. ¿Tiene sentido que a la menor ofensa acudan ustedes a querellarse a los juzgados como si en lugar de Dios todopoderoso -todopoderoso, insisto- fuese un tertuliano de Sálvame? ¿En qué momento alguien que afirma “Ejecutaré contra ellos terribles represalias, furiosos escarmientos, y sabrán que soy Yahveh cuando aplique mi venganza” se declaró partidario de resolver los conflictos por la vía judicial? ¡Quitad vuestra sucias manos de Dios, Abogados Cristianos! ¿Qué Dios sería si necesitara de vuestra ayuda para resolver sus movidas? No le representáis. Meteos esto en vuestras cabezas: un tipo capaz de mandar diez plagas a asolar un país no se presenta en un juzgado en plan llorón a demandar a una drag queen porque le ha copiado el modelito a su hijo. ¿Alguien imagina a Yahveh diciendo a sus colaboradores: “Estoy pensando en destruir Sodoma. Consígueme una orden judicial”?

La pagina web de Abogados Cristianos es el mejor ejemplo de loosers que uno puede encontrar en Internet. Las victorias son pírricas, como la condena de las FEMEN que entraron con el torso desnudo en la Almudena. Poco más de dos mil euros de multa que conseguirán en un pispás a través de un crowfunding solidario. Una nueva oportunidad para ellas de promocionar un acto que sin la denuncia de estos lumbreras hubiera quedado sólo en la patética escena que fue y no hubiera obtenido la repercusión posterior que Abogados Cristianos regala torpemente a todos sus denunciados.

Por el contrario, las derrotas son numerosas pero bien disimuladas. Como hemos dicho, muchos de los casos son sobreseídos y otros terminan, al menos en el relato que de ellos hacen en su web, con frases como “[…] en octubre de 2017 presentamos un recurso de reposición contra la decisión del Ministerio del Interior de conceder el título de Entidad de Utilidad Pública a la Asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) en Madrid y actualmente estamos a la espera de respuesta”. La respuesta les llegó en 2019 y desestimaba el recurso pero, al parecer, pese a que la web está puntualmente actualizada, no deben de haberse enterado.

Como suele ocurrir, lo peor de una mala idea no es la idea en sí misma sino la insistencia en ella. Una de las páginas más bochornosas vividas por esta asociación y repercutida en forma de vergüenza ajena a todos los que profesamos la fe en Cristo es la del “coño insumiso”, aquel remedo de procesión protagonizada por cuatro mujeres que pasearon por algunas calles de Sevilla, portándola a modo de andas, la imagen de una vagina de considerable tamaño (desde mi humilde experiencia en vaginas). El desfile causaba un poco de sonrojo, incluso para la gente de izquierda con algún paladar para las performances reivindicativas, por lo cutre y desangelada de la puesta en escena y la indisimulada infantil satisfacción de las protagonistas. Así nos lo cuentan Abogados Cristianos en su propia web: “En 2014, un grupo de radicales convocaron en Málaga y Sevilla sendas manifestaciones que consistían en sacar en procesión una vagina de plástico ataviada como si fuera una imagen de la Virgen María”.

Vayamos por partes, abogados: ¿No es esperar mucho de una vagina creer que se la puede ataviar como a la Virgen María? ¿Qué mente prodigiosa de la jurisprudencia teológica cree que a la Virgen María se la defiende admitiendo que ataviando adecuadamente a una vagina de plástico se la representa? ¿Estáis diciendo que sois capaces de ver en una Inmaculada de Murillo un papo envuelto en sedas y gasas?

En su página web, la narración de la denuncia concluye con una referencia a la fijación del juicio oral: “En Sevilla ya tenemos fecha: el 3 de octubre de 2019. En Málaga seguimos a la espera de señalamiento”. Nuevamente parecen no haberse enterado del fracaso de su demanda y la absolución de las protagonistas del desfile pese a que la sentencia se notificó a las partes días después. Es posible también que se hayan enterado pero cristianamente lo oculten para evitar sufrimiento a aquellos que atienden las peticiones de apoyo económico que hacen en su página.

“¿Y lo de Málaga? ¿Qué es lo de Málaga?” os preguntaréis. Lo de Málaga es lo peor. Los cristianos tenemos otra cita con el ridículo. No contentos con haber fracasado en la denuncia del coño insumiso se atrevieron también a denunciar a la “Procesión del Santísimo Chumino Rebelde”, así, con mayúsculas y todo la describen ellos mismos en la web. La fecha para el próximo bochorno es el 14 de octubre. ¿Sería muy inapropiado decir que entre el coño insumiso y el santo chumino a algunos católicos los Abogados Cristianos nos tienen ya hasta la santa polla?

Inicialmente, el juicio estaba previsto para el pasado 4 de marzo pero fue suspendido porque, al parecer, uno de los policías citados como testigo se encontraba en ese momento en Pakistán. Hizo bien. Es comprensible que el hombre intente alejarse cuanto pueda de tener que contestar a preguntas del tipo: “¿Vio usted el desfile procesional del Santo Chumino Rebelde?”. “¿Podría describirlo?”.

No habéis entendido nada, Abogados Cristianos. El único juicio válido es el Juicio Final y Dios no será un patético denunciante sino presidente del tribunal. En el catolicismo hay claramente dos tendencias: la tempestuosa irascibilidad del padre y el buenismo pusilánime del hijo. No hay una tercera vía. O rezáis para que una lluvia de fuego destruya la sede de FEMEN o cuando sintáis ofendidos vuestro frágiles sentimientos os jodéis y ponéis la otra mejilla. Yo voy con el padre porque no me fío mucho del hijo: acordaos de su amistad con María Magdalena. Entre Macarena Olona y las de FEMEN él iría con las feministas.

SUSCRÍBETE PARA RECIBIR CADA NUEVA PUBLICACIÓN EN TU CORREO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.